Un espacio neutral para la familia

“En ocasiones no podemos resolver los conflictos solos, en ocasiones requerimos de un tercero neutral que nos facilite la resolución de nuestros conflictos en familia”

Cada familia decide como constituirse, organizarse y como resolver sus conflictos. Desde callar o denunciar los conflictos, negarlos o aceptarlos, pedir o no consejos, ejercer violencia o medios pacificadores, aprender o no de ellos. Todo esto está en su esfera de acción consiente o no, derivado de un sistema vivo que actúa en consecuencia.

La dinámica sistémica de una familia en torno a como aborda un conflicto habla como una radiografía de ella. Podemos explicar el tipo de relación existente entre sus miembros, la calidad de su vida, y el origen de sus resultados.

La conflictologÍa es un oasis para las familias en el mundo tan diverso y amplio de las disciplinas profesionales que tienden a simplificar, disgregar, buscar una única explicación, pocas causales y sin contextualizar con enfoques poco integradores.

Como Conflictólogos contamos con la competencia de ofrecer la neutralidad dentro del dominio del conflicto, no juzgamos, ofrecemos principios y herramientas a las familias; a partir de esta neutralidad e imparcialidad, las familias diseñen y construyan medios alternativos propios para convivir y resolver sus conflictos.

La intervención de un conflictólogo, en el sistema familiar como un tercero neutral, que no juzga, no analiza, no dictamina a favor de uno y otro miembro de la familia, pero que si facilita las conversaciones donde vive el conflicto, es necesaria, para sostener o apuntalar nuevas formas de convivir, tan emergentes y necesarias hoy en día.

Desde la consultoría en conflictos propiamente dicha, el coaching o la mediación, esto es posible.

Accede a nuestros Planes de Servicio.