Filosofía

El conflicto tiene el poder de transformarnos, el conflicto crea posibilidades. Los sistemas nos constituyen, pero los individuos podemos incidir en los sistemas.

“Un conflicto es natural, normal y saludable”

Los conflictos deben ser abordados bajo una mirada global, como un todo, alejándonos de la simplificación de las cosas.

No fragmentamos el conflicto, no lo reducimos a un fenómeno de una sola variable y que por lo tanto puede ser tratado desde la perspectiva de una sola disciplina o profesión.

Desde esta filosofía la conflictologia, emplea métodos, técnicas y herramientas no violentas, holísticas, creativas, respetuosas de la dignidad humana, sin excluir ningún conocimiento e integrando el que sea necesario, y que lleven a las personas o grupos a transformar su interpretación del conflicto y en consecuencia a transformarse a si mismos y a su sociedad.

Creemos que los seres humanos en lo individual y en lo colectivo:

  1. Tenemos el derecho de resolver por sí mismos nuestros conflictos y esto constituye un derecho fundamental de todo ser humano.
  2. La tarea de descubrir la perspectiva transformadora del conflicto es un proceso individual y colectivo.
  3. Es el camino para transformar la sociedad y las relaciones humanas hacia mayores cotas de justicia. Descubrir que los conflictos son una oportunidad educativa y de crecimiento, una oportunidad para aprender a construir otro tipo de relaciones, nuevas modalidades de convivencia así como un constante aprendizaje para la vida. Re-aprender la manera de hacer valer y respetar nuestros derechos y de los demás, descartar los medios violentos para resolvernos en convivencia, en su lugar, disfrutar de otros recursos generadores de una cultura de paz.

  4. Podemos aprender a analizar los conflictos y a descubrir su complejidad. Adquirir competencias y herramientas que nos ayuden a enfrentar y resolver los conflictos en los que nos vemos inmersos cotidianamente.
  5. Somos creativos y pro-activos para encontrar soluciones que nos permitan enfrentar los conflictos sin violencia, sin destruir a una de las partes y con la fuerza necesaria para llegar a soluciones en las que todos y todas ganemos, y podamos satisfacer nuestras necesidades. Encausar nuestras habilidades y competencias hacia la afectividad, asertividad y el respeto para descubrir y aceptar las bases del poder personal como el de los demás.
  6. Practicar en consecuencia los métodos que nos permitan alcanzar los anteriores objetivos.

Las soluciones en las que «gano yo y pierdes tú», o «ganas tú y pierdo yo», o «pierdo yo y pierdes tú» ¿ son a la postre buenas soluciones?.

Conviene orientar la solución hacia el criterio «gano yo, ganas tú».

La pregunta fundamental es: ¿dónde está la solución y cómo la podemos construir entre todos?, en lugar de ¿dónde está el problema y quién es el culpable?