Videos

Mediación

Soluciones para vivir bien

Estimados amigos y amigas:

Escribir todo lo que me sugiere estas imágenes es un asunto riesgoso y lleno de pretensiones insensatas. Pues estamos ante una de los procesos y experiencias que todo ser humano puede enfrentar para poder tomar su vida en sus manos y desplegar sus alas.

Como suele pasar, me arriesgo con la disculpas del caso.

El chimpancé se queda quieto, momentos después voltea y abraza a su cuidadora. Es un abrazo completo, de corazón a corazón, al desnudo. Un abrazo dulcísimo.

Una sensación como si naciera del cielo y, sin tocar la tierra, se irradia por todo mi cuerpo y por toda mi humanidad. Cruza el firmamento y vuelve a subir al lugar de donde proviene.

La mujer cuidadora es depuradamente simple. No hay derroche de emociones ni quiebres innecesarios. Es como si en ése abrazo se pudiese ver algo más que no es posible percibir de forma humana. El chimpancé se encuentra en sintonía, en ése mismo estado de ingravidez. En ellos se apertura una acogedora experiencia. Todos los que se encuentran ahí constituyen el abrazo, como una apertura, tan sabia como amorosa. Al final, en ése estado de unidad, reconocimiento, gratitud y orden, para todos, el chimpancé se adentra en el bosque, una vez más discretamente hacia el lugar donde puede retomar su vida.

¿No es acaso una visión de lo que puede ocurrir con todos nosotros?

Es mi deseo para todos y todas. Lo que intuyo es inexpresable.

Recomiendo abrir el corazón, la  mente y las sensaciones y mirar, si es necesario, una y otra vez éste video para entrar en sintonía con la cosmovisión de nuestra propia vida.


 

Rosalba Barrón Sesma
Mediadora privada